¿A usted, bella dama, alguna vez le han regalado una orquídea como esta?

orchid.jpg

Pues sepa usted que el caballeroso galán no es más que un guarro obsceno, y que la sonrisa con la que usted agradece el detalle podrá ser interpretada como que accede al comercio carnal con él. ¿Se ha fijado en los dos bulbos pilosos que emergen por debajo de la flor? Fíjese con atención. ¿No le recuerdan a los huevos de un camionero? Hace bien, porque debido a ello es por lo que esa flor merece su nombre. Y es que la etimología de orquídea radica en el griego orchis, que significa “testículo”.

Así que ya sabe. Dé un buen zapatazo al marrano que se ha atrevido a mancillar su honor de esta manera, y procure acertarle en las orquídeas. Ya verá como el muy cabrón sufre pronto de orquitis, es decir, inflamación de los testículos.

Anuncios